Impacto medioambiental de las fibras

Hemos creado nuestro propio Eco-Análisis de fibras, para lo que hemos trabajado con fuentes como el MADE-BY Fibres Environmental Benchmark, el Textile Exchange Preferred Fiber Market Report y otros estudios sobre el impacto medioambiental de cada una de estas fibras. Nos hemos centrado exclusivamente en la fabricación de la fibra y no en sus procesos de teñido y acabado.

Hemos clasificado las fibras en 2 categorías según su impacto medioambiental:

Fibras que nos gustan

Las FIBRAS QUE NOS GUSTAN son ecológicas, lo que significa que su proceso de producción tiene escaso impacto en el medioambiente y cumple con al menos la mitad de condiciones que mostramos a continuación:

 

fibras+que+nos+gustan.jpg
 

FIBRAS RECICLADAS

fabricadas a partir de residuos

Poliéster reciclado

Nailon reciclado

Algodón reciclado

Lana reciclada

FIBRAS NATURALES

con escaso impacto

Algodón orgánico

lino

Cáñamo

Ramio y ortiga

FIBRAS ANIMALES

producido de forma sostenible

alpaca

SEDA

LANA RESPONSABLE

CACHEMIR RESPONSABLE

PIEL RESPONSABLE

SEMI-SINtéticas

con escaso impacto

Lyocell/Tencel®

FIBRA DE NARANJA

FIBRA DE PI

ÑA (PIÑATEX)

REFIBRA

BAMBÚ RESPONSABLE

 

Las Fibras que Evitamos

Las FIBRAS QUE EVITAMOS tienen uno o varios de los impactos medioambientales que mostramos a continuación. Consideramos estos impactos lo suficientemente graves como para desterrar estas fibras de nuestro armario.

 

las fibras que evitamos.png
 

FIBRAS NATURALES Y ANIMALES

ALGODÓN

LANA

Piel

CACHEMIR

FIBRAS sINTÉTICAS Y & semi-sINTÉTICAS

Poliéster

Rayón, viscosa, modal

OTRAS Fibras sintéticas

Bambú

Piel vegana


Fibras que nos gustan


Poliéster Reciclado

Poliester.png
 

El poliéster reciclado, conocido también como rPet, se fabrica a partir de botellas de plástico recicladas. De este modo, evitamos que el plástico acabe en los vertederos. La producción de poliéster reciclado necesita de muchos menos recursos que la de otras fibras más novedosas, y también genera menos CO2.

Existen 2 formas de reciclar poliéster: mediante el reciclado mecánico, el plástico se derrite para obtener nuevos hilos. Este proceso solo puede llevarse a cabo unas pocas veces antes de que la fibra pierda su calidad. El reciclado químico implica romper las moléculas plásticas y reconstruirlas para originar el hilo. Este proceso preserva la calidad de la fibra original y permite que el material se recicle infinitas veces, aunque sus costes son mayores.

El poliéster reciclado es sin duda una opción sostenible para nuestro armario. Sin embargo, debemos ser conscientes de que no es biodegradable por lo que, cuando nos deshacemos de él, tarda años en desaparecer.

En la producción del rPet se genera un 54 % MENOS DE EMISIONES DE CO2 que en la de poliéster virgen.
En la producción de rPet se requiere un 70 % MENOS DE ENERGÍA que en la de poliéster virgen

Nailon Reciclado

Poliester.png
 

El nailon y el poliéster reciclados tienen los mismos beneficios: evitan que parte de la basura acabe en los vertederos y su producción necesita de muchos menos recursos que el nailon virgen (incluidos agua, energía y combustible fósil). 

Una gran parte del nailon reciclado proviene de antiguas redes de pesca usadas. Ésta es una gran solución para evitar que la basura acabe en el océano. También proviene de alfombras de nailon, medias, etc.

Reciclar nailon todavía es más caro que producir nailon nuevo, pero tiene muchas ventajas para el medioambiente.

Actualmente, se llevan a cabo numerosas investigaciones con el fin de mejorar su calidad y reducir los costes del proceso de reciclaje.

Econyl® es un buen ejemplo de tejido ecológico de nailon reciclado certificado.

>El nailon representa el 10 % DE LOS RESIDUOS DE LOS OCÉANOS.
> Cada año se arrojan a los océanos 600 000 TONELADAS DE INSTRUMENTAL DE PESCA, incluidas las redes de nailon.

Algodón Reciclado

fibras que nos gustan.png
 
>Se pueden ahorrar 765 000 LITROS DE AGUA por cada tonelada de algodón reciclado.

El algodón reciclado evita que se generen más residuos textiles y necesita de muchos menos recursos que el algodón tradicional u orgánico, lo que lo convierte en una estupenda opción sostenible.

El algodón puede reciclarse a partir de prendas usadas o restos textiles. La calidad de este algodón puede ser inferior la del algodón nuevo. Por ello, el algodón reciclado se suele usar mezclado con algodón nuevo. 

La producción de algodón reciclado es aún muy escasa.


Lana Reciclada

fibras que nos gustan.png
 

La lana reciclada es también una gran opción sostenible. Además de evitar que las prendas de lana acaben en los vertederos, ahorra una gran cantidad de agua, reduce el uso de tierra para el pastoreo de ovejas y evita la utilización de sustancias químicas en el proceso de teñido.

La lana reciclada contribuye a reducir la contaminación del aire, agua y suelo.

Existen pocas etiquetas que certifiquen a los consumidores que la lana es reciclada. Algunas de ellas son Recycled Claim Standard (RCS), Global Recycled Standard (GRS), SCS Recycled Content Certification.

>Se emiten 11 KG DE CO2 menos en la producción de cada kilo de lana reciclada que en la de lana virgen.
>Se ahorran 500 LITROS DE AGUA más en la producción de 1 kg de lana reciclada que en la de 1 kg de lana virgen.

Lino

Lino.png
 

El lino es una fibra natural procedente de la planta del lino. Necesita de muchos menos recursos que el algodón o el poliéster (como agua, energía, pesticidas, insecticidas, fertilizantes).

La planta del lino puede crecer en suelos pobres no destinados a la producción de alimentos. En algunos casos, puede llegar incluso a rehabilitar suelo contaminado. Esta planta también absorbe una alta tasa de carbono.

Por todo ello, consideramos el lino como un material sostenible a pesar de no ser de cultivo orgánico.

>Se absorben HASTA 2.1 TONELADAS DE CO2  por cada tonelada de celulosa de lino producida.
>Se necesita un 60 % MENOS DE AGUA en la producción de lino que en la de algodón.

Cáñamo

Lino.png
 

La fibra de cáñamo proviene de la planta homónima. Es una de las plantas de más rápido crecimiento y no necesita de mucha agua, energía, pesticidas o fertilizantes. Es una planta muy beneficiosa para el suelo, puede crecer en un mismo terreno durante años sin dañarlo. Por todo ello, lo consideramos una fibra ecológica.

El cáñamo tiene unas propiedades muy similares a las del lino, por lo que normalmente resulta difícil diferenciarlos.

Sin embargo, debido a que el cáñamo pertenece a la misma familia que el cánnabis (aunque no tienen los mismos efectos psicoestimulantes), su producción está estrictamente regulada e incluso prohibida en muchos países.

>El cáñamo produce 2 VECES MÁS FIBRA por acre que el algodón.
>Se requiere un 50 % MENOS DE AGUA en la producción de cáñamo que en la de algodón.
 

Ramio / Ortiga

Lino.png
 

El ramio y la ortiga, u ortiga europea, son plantas empleadas en la producción de fibras similares al lino. No son muy comunes, pero se consideran sostenibles. Más info…

 

Alpaca

Lino.png
 

La fibra de alpaca proviene de la lana de ese animal. Las alpacas se crían principalmente en los Andes peruanos. Son mucho más ecológicas que las cabras cachemir, ya que al comer hierba la cortan y no la arrancan, lo que permite que ésta siga creciendo. Además, la alpaca dispone de almohadillas en sus patas, que dañan mucho menos el suelo que las pezuñas de la cabra y la oveja. 

Precisan de muy poca agua y comida para sobrevivir y producen suficiente lana para 4 o 5 jerséis al año, mientras que una cabra necesita 4 años para obtener un solo suéter de cachemir.

Por último, al comprar alpaca estamos apoyando a las comunidades indígenas de Perú que viven normalmente bajo el umbral de pobreza.

 

>Las alpacas pueden producir de 4 A 5 JERSÉIS AL AÑO, mientras que las cabras cachemir necesitan 4 años para obtener un solo suéter.
>Las alpacas comen SOLO DEL 1 % AL 2 % DE SU PESO DIARIAMENTE mientras que las cabras cachemir consumen el 10 % de su peso cada día.

Seda

Seda.png
 

La seda es una fibra proteica producida por gusanos de seda. Es biodegradable y también un recurso renovable, por lo que la consideramos una fibra sostenible. Sin embargo, se suelen emplear sustancias químicas para producir seda convencional, por lo que siempre recomendamos la seda orgánica.

Debido a que la producción de seda convencional mata al gusano de seda, los defensores de los derechos de los animales prefieren las sedas Peace Silk, Tussah o Ahimsa, las cuales permiten que la polilla abandone el capullo antes de que éste sea hervido para obtener la fibra.

Algodón Orgánico

Lino.png
 
>SOLO UN 0.7 % DE LA PRODUCCIÓN MUNDIAL DE ALGODÓN es orgánico.

Este tejido tiene la misma calidad que el algodón convencional, pero sin repercutir negativamente en la naturaleza. El algodón orgánico planta cara a la mayoría de problemas medioambientales a los que el algodón convencional se enfrenta.

Se cultiva a partir de semillas no modificadas genéticamente y sin el uso de pesticidas, insecticidas ni fertilizantes. A diferencia del algodón convencional, los agricultores ecológicos usan métodos agrícolas tradicionales como la rotación de cultivos, ganadería mixta o siembra directa para conservar el suelo en buen estado. Según algunas fuentes, el algodón orgánico necesita hasta un 71 % menos de agua que el convencional.

 Los agricultores de algodón orgánico no se exponen a sustancias nocivas.

Varias organizaciones han creado certificaciones oficiales de algodón orgánico como GOTS, USDA-NOP, Organic Content Standards, IVN y Naturland. Esta certificación es la única prueba de que el producto sea verdaderamente orgánico.

Lana Responsable

Lino.png
 

La lana convencional está lejos de ser lo ecológica que pensábamos que era. Sin embargo, existen algunas opciones de lana sostenible en el mercado para que podamos abrigarnos sin dejar de respetar al medioambiente.

Por ahora hemos descubierto la Responsible Wool Standard (RWS), que se asegura tanto de que las granjas usen las mejores prácticas para proteger la tierra, como del buen trato animal.

Las certificaciones de lana orgánica garantizan que no se han usado ni pesticidas ni parasiticidas en los pastos o en la propia oveja, y que se han empleado métodos dignos en lo que a gestión del ganado se refiere. La lana orgánica certificada sigue siendo poco común en el mercado. Al parecer, GOTS es la única organización actual que certifica la lana orgánica.

Cachemir Responsable

Cachemir ecológico.png
 

Como veremos en nuestra sección sobre el cachemir convencional, éste tiene un impacto considerable en el medioambiente.

La buena noticia es que existen algunas alternativas de cachemir sostenible que plantan cara a este impacto negativo y nos dan la posibilidad de comprar cachemir sin sentirnos culpables: NOYA Fibers; Sustainable cashmere® de Chianti Cashmere

Bambú Responsable

Lino.png
 

El bambú es una planta extremadamente sostenible: crece rápido, fácilmente, y sin necesidad de fertilizantes, pesticidas o replantaciones. No se suelen usar OGM. El bambú mejora también la calidad del suelo, ayuda a rehabilitar el suelo erosionado y previene dicha erosión. Las plantaciones de bambú reducen además las emisiones de gases de efecto invernadero. Las prendas fabricadas con esta fibra son 100 % biodegradables.

El principal inconveniente medioambiental con la fibra de bambú es su proceso de transformación de planta a tejido, ya que en él se usan habitualmente sustancias químicas nocivas.

Sin embargo, algunos fabricantes como Monocel® han desarrollado un proceso que implica el reciclaje de las disoluciones y del agua usadas durante el proceso y que no requiere de aditivos químicos.

Existe también un proceso «mecánico» de producción de ropa de bambú, conocido como lino bambú. En el proceso no intervienen sustancias químicas y es 100 % ecológico. A pesar de ello, su producción mundial es muy limitada debido a su coste.

Piel Responsable

Lino.png
 

La piel nunca será un producto respetuoso con los animales puesto que se obtiene a partir de la piel muerta de un animal. Sin embargo, esta piel proviene de animales criados para el consumo de su carne. Por ello, lo que usa es un derivado de otra industria, por lo que no requiere de recursos adicionales.  

La piel convencional es fuertemente criticada debido al impacto medioambiental del proceso de curtido. Pero la piel también puede ser ecológica. No encontramos aún demasiadas opciones en el mercado, pero eso no significa que no existan. Ejemplo de ello es Ecolife™ by Green Hides, empresa que crea piel ecológica libre de cromo en curtidurías italianas que reciclan y purifican las aguas residuales.

El Leather Working Group también está promoviendo prácticas ambientales sostenibles en la industria del cuero.

Conventional leather is heavily criticized for the environmental impact of the tanning process.  But leather can also be eco-friendly. There are not many options in the market yet, but they do exist. These include Ecolife™ by Green Hides, which creates eco-friendly, chrome-free leather in Italian tanneries that recycle and purify wastewater.

Lyocell (Tencel®)

sustainable fiber
 

El lyocell es un proceso de fabricación de rayón mucho más ecológico que otros similares como el del modal o la viscosa. El lyocell se realiza en un sistema de circuito cerrado que recicla casi todas las sustancias químicas usadas. «Lyocell» es el nombre genérico tanto del proceso de producción como de la propia fibra. Tencel® es el nombre de la marca que comercializa el lyocell a través de la compañía Lenzing AG. El Tencel® está fabricado a partir de eucaliptos de bosques certificados por el PEFC. Estos árboles crecen rápido sin necesidad de pesticidas, fertilizantes o riego.

 Al igual que el rayón y la viscosa, el lyocell es 100 % biodegradable.

El Ioncell-F es otro rayón desarrollado por la Universidad Aalto en Finlandia, es similar al lyocell pero se considera incluso más sostenible.

Fibra de Naranja

fibra naranja.png
 

La fibra de naranja es un tejido innovador producido a partir de cáscaras de esta fruta procedentes de los desperdicios de las fábricas de zumo. Más info…

Fibra de piña (Piñatex)

piñatex.png
 

Piñatex es una fibra procedente de las hojas de las piñas. Se considera sostenible porque usa los derivados de la cosecha/del cultivo de la piña, por lo que no se precisan de recursos extra para su producción. Se utiliza como sustituto de la piel.

Más info…  

Refibra™

piñatex.png
 

La fibra se basa en el proceso de producción TENCEL®, reconocido como ecológicamente responsable, además usa también materiales reciclados (restos de algodón), en concreto, sobras de la industria textil. Refibra™ is a new fiber produced with cotton scraps and wood. 

Más info…  


Fibras que Evitamos


Algodón

Algodón.png
>El 95 % DE LA PRODUCCIÓN MUNDIAL DE ALGODÓN está genéticamente modificada.
>20 000 PERSONAS MUEREN DE CÁNCER O ABORTOS cada año a causa de las sustancias químicas que se rocían en el algodón.
>Desde 1995, más de 270 000 AGRICULTORES DE ALGODÓN EN INDIA se han suicidado a causa de las deudas contraídas para, entre otros, pagar semillas genéticamente modificadas.

Aunque es una fibra natural, el algodón convencional está lejos de respetar al medioambiente.

Se produce principalmente en regiones secas y cálidas, pero necesita mucha agua para crecer. En algunos lugares, como la India, la gestión ineficaz de los recursos hídricos implica que se requieran hasta 20 000 litros para la producción de 1 kg de algodón. Mientras, en este mismo país, 100 millones de personas no tienen acceso a agua potable.

El 99.3 % del algodón se produce con el uso de fertilizantes y semillas genéticamente modificadas. En su producción se emplean el 10 % de los pesticidas y el 25 % de los insecticidas utilizados mundialmente.

El 99 % de las cosechas de algodón de todo el mundo se sitúan en países en vías de desarrollo donde las regulaciones de trabajo, sanitarias y de seguridad son inexistentes o se incumplen en la mayor parte de los casos. La explotación infantil y el trabajo forzoso son prácticas comunes.

En Uzbekistán (el sexto exportador mundial de algodón), se obliga a más de 1 millón de personas a recoger algodón cada año a cambio de un salario escaso o inexistente.

Piel

Piel.png
> El 80 % de la producción mundial de piel usa cromo.v
> 16 MILLONES DE PERSONAS EN EL MUNDO se encuentran en peligro debido a la exposición al cromo.
> Cada día se arrojan a los ríos 22 000 LITROS DE RESIDUOS TÓXICOS desde las curtidurías de Bangladés.

La piel es una fibra controvertida. Ante todo, no es una opción respetuosa con los animales, ya que se fabrica a partir de la piel de un animal muerto.

Sin embargo, los problemas medioambientales y sociales ligados a ella están relacionados con el proceso de curtido: se emplean sustancias químicas tóxicas (cromo en el 80 % de los casos) para transformar la piel del animal en un material con el que vestirnos.

Esas sustancias se arrojan habitualmente a los ríos, contaminando las corrientes de agua dulce y los océanos. Además, la mayoría de trabajadores de las fábricas de curtido no usan una protección adecuada por lo que sufren enfermedades dermatológicas, oculares, respiratorias y cánce,r entre otras, debido a la exposición a estas sustancias químicas tóxicas. 

Muchos niños trabajan también en estas fábricas.

La piel “libre de cromo”, lo que suele significar que se ha curtido con aldehído o productos vegetales, es una alternativa a la curtida con cromo. Sin embargo, se ha demostrado que su impacto medioambiental es muy similar.

La buena noticia es que están surgiendo en el mercado algunas opciones de piel sostenible.

Lana

lana.png
> El 30 % DE LA PATAGONIA sufre de desertificación a causa del pastoreo de ovejas.
> La técnica del mulesing se aplica al 94 % DE OVEJAS AUSTRALIANAS.
> Se crían MIL MILLONES DE OVEJAS en todo el mundo para la producción de lana.

La lana como tal es una fibra natural, por lo que podría considerarse una opción respetuosa con el medioambiente. Por desgracia, la ganadería ovina extensiva que se necesita para cubrir las necesidades de todo el planeta ha tenido consecuencias nefastas en el medioambiente.

La oveja sobrevive pastando, lo que puede tener un impacto positivo en ciertos ecosistemas cuando se gestiona bien; sin embargo, cuando se realiza de manera excesiva, hablamos de sobrepastoreo.

El sobrepastoreo implica que la vegetación no dispone de suficiente tiempo para volver a crecer antes de ser consumida. El suelo se vuelve débil y vulnerable a la erosión y desertificación.   

Por ejemplo, el 30 % de la región de la Patagonia sufre desertificación, principalmente a causa del sobrepastoreo provocado por ovejas criadas para la obtención de lana.

Las ovejas también liberan metano, un gas 25 veces más perjudicial que el CO2 para el calentamiento global. Estos animales son sometidos habitualmente a baños de insecticidas que contienen sustancias perjudiciales para los agricultores. Los residuos de esas sustancias químicas nocivas pueden permanecer en la lana y llegar a nuestra ropa.

BIENESTAR ANIMAL:  

Otro problema ligado a la producción de lana es el maltrato a las ovejas. Cuando se esquila a una oveja, el esquilador puede hacer daño al animal al cortar su piel o al golpearlo para que se mantenga en silencio. Los activistas por los derechos de los animales denuncian también otra técnica conocida como mulesing. Ésta consiste en realizarles un corte, sin anestesia, en la zona que rodea el ano para evitar infecciones parasitarias.

Cachemir

Cachemir.png
 

La fibra del cachemir viene del pelo de las cabras del mismo nombre. Más del 80 % de su producción mundial tiene lugar en China y Mongolia.

El principal problema medioambiental de este tejido es el hecho de que las cabras arranquen la hierba del suelo al alimentarse, en lugar de cortarla. Como resultado, la hierba no vuelve a crecer, lo que conduce a la desertificación del terreno. Esto, junto con la sobrepoblación de cabras, constituye una fuerte amenaza para el medioambiente.

Mongolia sufre en la actualidad las consecuencias del sobrepastoreo de cabras cachemir. La cría de más de 20 millones de estos animales es la principal causa de la desertificación masiva que amenaza al 90 % de la superficie del país.

> Una cabra NECESITA 4 AÑOS para tener el pelo necesario para producir 1 suéter.
> Las cabras comen al día el 10 % DE SU PESO mientras que las alpacas solo el 1 % o el 2 %.

Poliéster

poliester2.png
> El POLIÉSTER TARDA 200 AÑOS en descomponerse.
1900 MICROFIBRAS INDIVIDUALES se desprenden en agua cada vez que lavamos una prenda de poliéster.
> Se usan 70 MILLONES DE BÁRRILES DE PETRÓLEO cada año en la producción de poliéster.

El poliéster es la fibra más común en nuestra ropa, lo encontramos en el 52 % de nuestras prendas.

Es una fibra sintética procedente del petróleo, un combustible fósil no renovable. Como sabemos, la transformación del petróleo en petroquímicos libera toxinas en la atmósfera que son perjudiciales para la salud humana y para nuestro ecosistema.

La producción de esta fibra necesita también de mucha energía.

Uno de los principales problemas con esta fibra plástica es que no es biodegradable.

Además, cada vez que lavamos una prenda de poliéster, ésta libera 1900 microfibras de plástico que acaban en ríos y océanos, y más tarde en nuestra cadena alimentaria.

Otras Fibras Sintéticas

poliester2.png
 

Tejidos como el acrílico, poliamida, nailon, polipropileno, PVC, licra, aramida, etc. son distintos tipos de fibras sintéticas procedentes del petróleo y que tienen un impacto medioambiental similar al del poliéster.

Rayón, Viscosa, Modal

poliester2.png
> Al año, se talan 70 MILLONES DE ÁRBOLES para fabricar ropa.
>El 30 % DE LA ROPA DE RAYÓN Y VISCOSA viene de bosques milenarios en peligro.
>El 5 % DE LA PRODUCCIÓN DE LA INDUSTRIA TEXTIL MUNDIAL está fabricado de tejidos procedentes de bosques.

El rayón es una fibra producida a partir de celulosa regenerada, procedente normalmente de la pulpa de la madera. En la mayor parte de los casos, proviene del eucalipto, pero se puede usar cualquier planta (como el bambú, la soja, el algodón, etc.). Para producir la fibra, la celulosa de la planta pasa por un proceso donde intervienen una multitud de sustancias químicas, energía y agua. Los disolventes que se usan en este proceso pueden ser muy tóxicos tanto para los humanos como para el medioambiente. La viscosa, el modal, el lyocell y el bambú son distintos tipos de rayón.

El otro gran problema medioambiental derivado de la producción de rayón es la deforestación masiva. Cada año, se talan miles de hectáreas de bosques para plantar árboles específicos para su fabricación. Solo un pequeño porcentaje de esta madera se obtiene mediante prácticas forestales sostenibles.

La viscosa (también conocida como seda artificial) es el tipo de rayón más común. Su producción implica una gran cantidad de sustancias químicas, enormemente perjudiciales para la naturaleza al ser arrojadas a las aguas residuales.

El modal es otro tipo de rayón producido a través de un proceso similar al de la viscosa, pero procedente de la haya. La empresa Lenzing, que comercializa modal bajo el nombre de Lenzing Modal®, trabaja con árboles de bosques gestionados sosteniblemente (certificados por el PEFC) y emplea un método de blanqueamiento ecológico. Sin embargo, el modal es producido por muchos otros fabricantes que no hacen uso de estos métodos sostenibles.

El rayón Cupro es una fibra procedente de residuos de algodón, por lo que tiene un componente sostenible. A pesar de ello, se somete a procesos químicos durante su transformación, impactando negativamente en el medioambiente.

Bambú

Bambu.png
 

El bambú se vende normalmente como un tejido ecológico, lo que es una verdad a medias. La planta del bambú es uno de los recursos más sostenibles del planeta. Crece muy rápida y fácilmente, no precisa de pesticidas o fertilizantes y tampoco necesita ser replantada tras la cosecha, ya que crecen nuevos brotes de las raíces. Sin embargo, para transformar la planta en una fibra, ésta es procesada con fuertes disolventes químicos muy nocivos para la salud de los trabajadores, los consumidores y el medioambiente una vez estas sustancias son vertidas en las aguas residuales. La tela de bambú es un tipo de rayón también conocido como «bambú rayón».

A pesar de todo ello, los fabricantes han desarrollado métodos para combatir estos problemas, convirtiendo al bambú en una gran opción sostenible.

Piel vegana

poliester2.png
 

La piel vegana se fabrica habitualmente a partir de PVC o poliuretano, ambas fibras sintéticas con un impacto medioambiental similar al del poliéster. Aunque sea una opción respetuosa con los animales, no es ecológica.  

Sin embargo, existen algunos sustitutos de origen vegetal para la piel, como por ejemplo la fibra de piña.