141.Gandhi.png

La bajada de los precios en la ropa durante los últimos 20 años nos ha permitido comprar cada vez más. Tenemos 5 veces más ropa de la que tenían nuestros abuelos. Todo parecía perfecto hasta que descubrimos qué se escondía tras esta tendencia.

La realidad es que esta continua acumulación de prendas baratas solo es posible debido a una constante reducción de los costes de producción, lo que implica graves consecuencias para nuestra salud, nuestro planeta y para las vidas de quienes las producen.